Carbonada a la flamenca

Carbonada a la flamenca

La carbonada a la flamenca, patrimonio culinario de Flandes, es un gran clásico de la cocina Belga. Os explico a continuación cómo prepararlo con proporciones para 4 raciones:

  • 1kg de ternera (sin huesos). Si puede ser, carrillada, espaldilla o garrete. Si se quiere utilizar carne más firme, como el codillo, la cocción será superior. (4 horas aprox.)
  • 1 cucharada de aceite
  • 2 cebollas
  • 30g de mantequilla
  • 75cl. de cerveza belga (también se puede utilizar una cerveza nacional negra)
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • 4 rebanadas de pan de especias dulce
  • Mostaza
  • Sal y pimienta

Y ahora, los pasos a seguir para este riquísimo guiso:

  1. Cortamos la carne en trozos. En una cazuela, rehogamos la carne con una cucharada de aceite a fuego medio. No es necesario cocinar la carne, sólo dorarla ligeramente.
  2. Retiramos la carne de la cazuela. Agregamos las cebollas en rodajas ( no importa si no están picadas, al final desaparecerán). Rehogamos bien, revolviendo ocasionalmente hasta que se doren. Añadimos el azúcar moreno. Salpimentamos. Podemos añadir aceite de oliva para evitar que se queme la cebolla.
  3. Añadimos la carne y sus jugos y mezclamos bien. Vertemos la cerveza cubriendo la totalidad de la carne con ella.
  4. Preparamos el pan de especias untándolo con la mostaza. Para esta receta, también se puede utilizar un plan clásico de pueblo pero igualmente untarlo con mostaza. Acto seguido, se pone encima de la carne. A los tres minutos se disolverá.
  5. Se lleva a ebullición y se baja la temperatura casi al mínimo, para mantener un ligero hervor. Tapamos y cocinamos a fuego muy lento tres horas aproximadamente, según la calidad de la carne, removiendo ligeramente el guiso cada 20 o 30 minutos. La última media hora es conveniente quitar la tapadera para que ayude a evoporar un poco el agua de la salsa, haciéndola mas untuosa.

Sin lugar a dudas lo que realmente confiere el carácter distintivo a este guiso es la adición de azúcar moreno que, junto al dulzor de la cebolla caramelizada, contrasta con la cerveza, creando una intensa combinación agridulce.

Seguro disfrutaréis preparándola y sobretodo comiéndola.

¡Espero vuestros comentarios!

Emmanuelle Malibert

Pin It on Pinterest